Habitación de Eiji

Página 5 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Dom Feb 21, 2010 8:23 pm

Lo vi suspirar frustrado y reí por eso. Se quitó los guantes con los dientes, luciendo inconcientemente sensual. Me mordí el labio mientras me recostaba en la cama y él posaba sus manos sobre mi camiseta, comenzando a desabrochar cada botón. Le temblaban un poco las manos, pero lo hacía decididamente. Me la quitó con cuidado, lentamente, deslizándola por mis hombros, provocándome una relajante sensación. Cerré mis ojos mientras echaba mi cabeza hacia atrás, disfrutando de sus inocentes caricias. Comenzó a dejar pequeños y tiernos besos en mi cuello, haciéndome verdaderamente estremecer de placer. De pronto sentí que me dejaba una marca, y sonreí pícaramente entre los jadeos.

-Posesivo... - Susurré para molestarlo, sabiendo que yo era el que le dejaba millones de marcas cada vez que podía. Bajó dando besos por mis hombros y mordió mi clavícula, haciéndome gemir ronca y entrecortadamente. Me encantaba cuando hacía eso. Bajó y subió dando besos por mi pecho, haciéndome estremecer bajo sus brazos. Cuando terminó, ambos teníamos la respiración agitada. El estaba muy sonrojado, pero aún así siguió. Me quitó los pantalones con algo de prisa, y rozó su cadera con la mía, arrancándome un ronco gemido. Sentía que iba a enloqucer de placer; Eiji-chan había logrado excitarme por completo. Y al parecer, no era el único.

Ya no podía aguantar más, tenía que hacerlo ahora, ya. Me incliné un poco hacia arriba, apoyándome en mi antebrazo derecho en la cama y con la mano izquierda tomando su rostro, para luego besar sus labios de forma pasional, volviendo a girar sobre mí mismo y acorralándoo en la cama. Lo miré a los ojos cuando nos separamos, y él me miraba como diciendo "ya era hora". Reí divertido y me acerqué para besar su cuello.

-Ya no puedo más, Eiji... me tienes loco... - Susurré cerca de su oído, con voz ronca, disfrutando el sentirlo estremecer bajo de mí.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Lun Feb 22, 2010 4:11 pm

Entonces tomó mi rostro con su mano y me besó. Apasionante, demandante. Me abracé a su cuello y correspondí, y luego se giró, dejándome debajo. Entonces sonreí y le dije con la mirada. "Hasta que por fin, ya era hora, Wata-chan"....o algo así.

Comenzó a besar mi cuello y dijo que no podía más. Eso mismo llevaba pensando yo desde que empezamos ¬¬

Me estremecí y sentí que llevaba mis brazos sobre mi cabeza. Le miré fijamente, expectante. Aguardaba. Paseó sus manos por encima de la tela, lentamente y haciendo presión en mi cuerpo. Un temblor me recorrió, y le miré desesperado.

Simplemente, rió. Lo maldije mentalmente. Lo hacía a propósito. Solté una de mis manos, y trate de retirarme las orejitas Pero tomó mi mano con algo de violencia. Lo miré fijamente a los ojos, y volvió a besar mi cuello, sin querer darme explicaciones.

Comencé a suspirar de nuevo, y sentí su mano bajo mi espalda, bajando el cierre del traje. Con sus dedos rozó mis vértebras, y me estremecí por el contacto. Mi respiración comenzó a agitarse.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Lun Feb 22, 2010 4:28 pm

Tomé sus muñecas y las llevé sobre su cabeza; sabía que eso lo excitaba más. Me miró fijamente, esperando, y yo mantuve el contacto visual, mientras con mi mano derecha recorría su cuerpo por encima de la tela, con dulzura, delicadamente, ejerciendo una pequeña presión. Se estremeció con fuerza y me miró a los ojos nuevamente, con desesperación. Y yo reí, divertido. Me encantaba verlo así. Me miró fulminándome con la mirada, pero no le presté atención. Sabía que en el fondo le gustaba. Además, yo prefería hacer las cosas de forma lenta y pausada, porque así los sentimientos se transmiten con mayor profundidad.

De pronto vi que liberaba una de sus manos y la acercaba a las orejas de conejo, con la intención de sacárselas. Me apresuré a detenerlo, con algo de fuerza. Me miró contrariado y yo no quise responderle, así que simplemente me acerqué a su cuello y lo besé. No, jamás le diría que quería verlo gemir con esas orejas... moriría de verguenza. Así que simplemente seguí con mis caricias, llevando una de mis manos a su espalda, bajando con lentitud el cierre de la playera, como una caricia más. Lo sentí suspirar y seguí, acariciando sus vértebras con mis dedos. Al sentirlo estremecer y su respiración agitarse, supe que iba bien, así que seguí por un rato, hasta que le quité por completo esa prenda, tirándola lejos. Me incorporé un poco, con mis manos a cada lado de su cabeza, dándome el lujo de recorrerlo con la vista. Se sonrojó al darse cuenta y me preguntó por qué lo miraba tanto, y entonces sonreí de medio lado, acercándome a su cuello y lamiéndolo sensualmente.

-Miro lo sexy y deseable que te ves... - Susurré divertido, acariciando el lóbulo de su oreja con mis labios. Me gustaba provocarlo de esa manera.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Lun Feb 22, 2010 4:44 pm

Me retiró por completo la primera parte del traje, y yo lo miraba fijamente. Entonces me di cuenta de que me miraba mucho, desvieé la mirada y me sonrojé.

- ¿Qué tanto miras, amor? - pregunté. Se acercó a mi cuello y lo lamió, contestó y me sonrojé más aún. Luego fue al lóbulo de mi oreja. Me retorcí bajo sus brazos. Sentí como si un temblor de los pies a la cabeza me atacara. Mis suspiros comenzaron a volverse jadeos a medida que le sentía bajar por mi pecho.

Ya no había marcha atrás, me había excitado desde el comienzo. "Todo gracias a ti...¬¬"
Me abracé a su cuello, y sentí sus labios en mi pecho, hombros y cuello. Busqué sus labios de manera desesperada, y pegué los míos a los suyos cuando logré localizarlos.

Sus manos siguieron bajando y yo cerré mis ojos, mientras sentía mi cuerpo arder con cada caricia.

- Wata-chan...- susurré sobre sus labios, mis ojos seguían cerrados, mis mejillas se colorearon más, y mi respiración se enredaba con la suya.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Mar Feb 23, 2010 12:52 pm

Sentí que se estremecía de pies a cabeza, mientras sus suspiros se hacían jadeos, y sonreí complacido, mientras comenzaba a bajar por su pecho, dejando un camino de pequeños y húmedos besos. Sentí que se abrazaba a mi cuello con fuerza, y yo seguí bajando con besos, para luego subir nuevamente hasta sus hombros y cuello. Sentí que buscaba besarme y correspondí con igual pasión, enredando nuestras lenguas, haciendo que el placer llegara a límites delirantes.

Seguí bajando mis manos hasta llegar al elástico del short. Lo sentí suspirar mi nombre mientras su respiración se agitaba, chocando con la mía, y -súmense mil grados más- me apresuré a quitarle esa molesta prenda. Cuando ambos quedamos en boxers, me acerqué nuevamente a su cuello, y lo besé tiernamente, comenzando a bajar la última prenda que lo cubría.

-Te amo, Eiji-chan... - Susurré cuando terminé de quitársela, notando que tenía los ojos cerrados y las mejillas encendidas. Sonreí por eso; Eiji-chan seguía siendo igual de tímido. Me acerqué a sus labios y deposité un tierno beso, logrando que me mirara. - Relájate, amor... no pienso hacerte daño. - Susurré sonriéndole sinceramente, mientras acariciaba su rostro con dulzura.

(Us: Ok, mátame por demorarme tanto ToT Pero al menos que sea muerte rápida n.nUu...)

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Miér Feb 24, 2010 8:47 pm

Besó mi cuello mientras me retiraba las últimas prendas. No sabía qué hacer. Cerré mis ojos, giré el rostro y sentí mi cara arder.
Después sus labios estaban sobre los míos. Lo miré fijamente. Acarició mi rostro y sonreí.

- Eso es...lo que más claro tengo desde que te conocí...- dije sonriendo tiernamente y besando su nariz. Entonces hizo presión, y volví a cerrar mis ojos en un jadeo.

Abrí uno lenta y tímidamente, y le miré expectante. ¿Qué haría ahora? Ladeé mi cabeza, algo asustado. Es que a Wata-chan se le ocurrían a veces unas cosas....
Me recosté lentamente en la cama y suspiré.

(Us: DIsculpa que esté corto, debo irme TwT)

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Miér Feb 24, 2010 9:17 pm

Sonreí cuando dijo eso, sintiéndome infinitamente feliz de que confiara tanto en mí, y reí levemente cuando besó mi nariz. Pero entonces lo miré a los ojos y toda la pasión y el deseo regresaron, y me presioné contra él, rozando nuestras caderas. Lo sentí jadear, y yo mismo también lo hice, sintiendo mi cuerpo entero arder. Abrí los ojos y noté que me miraba fijamente, expectante, y reí cuando ladeó su cabeza, nervioso. Quizá qué cosas estaba pensando. Sonreí de medio lado, y cuando se recostó por completo en la cama, llevé mi mano a su entrepierna, acariciándola suavemente y ejerciendo un poco de presión. Lo sentí gemir fuertemente y eso fue suficiente para que me excitara por completo.

Comencé a masajear su entrepierna con movimientos que cada vez se hacían más expertos, sintiéndolo estremecer bajo mis brazos y gemir mi nombre una y otra vez, onligándome a morderme los labios para no gemir, mientras las caricias se volvían lentas y tortuosas. Sonreí divertido al escuchar sus reclamos, entre sus característicos "nya". Me acerqué a su oído y solté un suspiro ronco cerca de él, a propósito, para hacerlo estremecer. Y entonces sonreí de medio lado.

-Los conejos no hacen "nya", amor... - Susurré mientras lamía su cuello y volvía las caricias un poco más rápidas, sintiendo cómo recogía sus piernas desesperadamente. Reí por lo bajo y me recliné para verlo a los ojos. Me miraba completamente sonrojado y con la respiración agitada, con ambos brazos a cada lado de su cabeza. Y no pude evitar morderme el labio provocativamente, pues Eiji-chan con las orejas de conejo, tan sonrojado, con los ojos entrecerrados, la respiración agitada, y viéndome de esa manera... Solté un suspiro y me acerqué a sus labios, sin besarlos pero hablando cerca de ellos. - ¿Estás muy apurado...? - Susurré roncamente, para luego morder juguetonamente su labio inferior.

(Us: Descuida, al menos respondiste x3)

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Lun Mar 01, 2010 1:32 pm

Comenzó a acariciar mi entrepierna de manera lenta, mientras hacía presión. ¡¿No entendía que eso era torturante?! Quizás sí, siempre lo hacía a drede.
Sus caricias comenzaron a tomar más confianza y yo nada más podía dejarme hacer, retorciéndome bajo sus brazos. Entre suspiros, entre jadeos, entre gemidos. Una, dos, tres veces más....¿cuántas veces había dicho su nombre en esos pocos minutos?

- Espe...D-debes dete....yo....ahhh...no...mhmm..Nya....- incontables veces traté de reparar, pero ni siquiera eso me dejaba hacer. Luego se acercó a mí oído y suspiró. Me estremecí y le sentí murmurar lo de los conejos.- Ah, cierto....ya hasta....lo había olvidado....- respondí divertido.

Entonces lamió mi cuello y aumentó el ritmo de las caricias. Era demasiado. Eché mi cabeza hacia atrás y recogí las piernas, sintiendo que podría morir ahí mismo. Entonces rió y me miró fijamente. Se detuvo, y yo lo miré también.
¡¿Qué tanto tenía?! ¡¡Por Dios que dejara de mirarme de una buena vez y siguiera..... !!

No sé cómo interpretó mi silencio, pero le sentí acercarse a mis labios y preguntar si tenía prisa. Revolé los ojos, fastidiado.

- No, tómate tu tiempo....- comenté en tono sarcástico.- Claro que sí, Wata-chan....practicamente me estoy muriendo y te quedas estático.- Reproché haciendo un puchero. Mordió mi labio inferior y sonreí, divertido.

Es que dos podían jugar al mismo juego. Lamí sus labios y me senté, lanzando a Wata-chan hacia atrás. Con suavidad retiré sus bóxers, con mi boca. La primera vez que lo hice su cara se había tornado tan roja que me causó gracia, así que lo seguiría haciendo. Me pregunté si así me vería yo....
Cuando los arrojé lejos, me senté sobre su cadera, presionando. Jadeó y yo reí divertido. Entonces sentí sus manos posarse en mi cintura y reí de nuevo.

- Pero que impaciente....- Dulzura, inocencia.....no sé dónde habían quedado. Lujuria era lo único que poseía en ese momento. Desvieé el rostro. Todo era culpa de Wata-chan.

"Maldito pervertido. Me contagiaste ¬¬" Ok, no sabía si la lujuria se podía contagiar como una enfermedad, pero de ser así, el causante era mi adorado novio. ¿Verdad...?

(Us: xD Disculpa la demora, ya tú saes TwT. Jaja, llevamos como tres míl grados xD)

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Lun Mar 01, 2010 2:24 pm

Reí divertido por su respuesta; la verdad es que no me lo esperaba. Sentí que lamía mis labios juguetonamente, y luego se sentó, impulsándome hacia atrás. Me pregunté qué haría ahora, y entonces caí en la cuenta de que seguía con boxers. Amplié los ojos. "Oh, no... no estarás pensando en..."

-Ah... - Suspiré, echando mi cabeza hacia atrás, cuando bajó lentamente mis boxers con sus dientes. "Demonios, sabes que esto me..." - Mhm... Eiji-chan... agh... eres... - Solté otro gemido ronco y volví a aferrarme a las sábanas, sintiendo mis mejillas arder. Es que todo eso era demasiado erótico, hasta para mí ¬///¬.

Me di cuenta de que los arrojaba lejos, y luego sentí que se sentaba sobre mi cadera, ejerciendo presión. Jadeé, completamente excitado. Eso había sido demasiado. ¿Dónde estaba el Eiji-chan inocente? Ni idea. Lo escuché reír divertido e hice un puchero, acercando mis manos a su cintura. Rió nuevamente y yo hice un mohín, mas luego sonreí de medio lado al escuchar su comentario y verlo desviar la mirada.

-Te he dicho que es tu culpa... -Susurré mientras me incorporaba un poco, sentándome en la cama con él sobre mí aún. Me miró pareciendo enojado, pero viéndose completamente tierno, preguntándome por qué siempre le decía eso, y yo sonreí un poco, acariciando su mejilla con dulzura, para luego acercarme a su cuello y depositar pequeños y tiernos besos en él. - Porque te deseo... - Susurré cerrando mis ojos, contra su piel. Lo sentí estremecer y sonreí. - Porque te amo... - Seguí, comenzando a recostarlo nuevamente en la cama, sin dejar de besar su cuello. - Y porque al verte simplemente no me controlo... - Susurré en un suspiro, mientras acariciaba su pierna derecha sensualmente, sintiéndome nublado por el placer. Y es que Eiji-chan despertaba en mí una serie de sentimientos, pensamientos y deseos que jamás creí que fuera capaz de tener.

(Us: No te preocupes ^^ Y jajaja xD El pobre Kimi-chan está que se derrite con tanto calorsh xD)

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 06, 2010 11:49 am

Se sentó. Yo seguía sobre él. Entonces volvió a echarme la culpa. Le miré, enojado. Frunciendo el ceño e inflando las mejillas. No era justo, por qué siempre, siempre yo.

- ¡¿Por qué siempre me culpas?! Alguna vez deberías aceptar que es culpa tuy....- no proseguí. Su mano acarició mi mejilla tiernamente y yo me sonrojé un poco. Entonces empezó a dejar besitos en mi cuello, tiernos. De esos que me gustaban.
Me estremecí cuando dijo que me deseaba. Sonreí cuando dijo que me amaba, y entonces volvió a besar mi cuello, esta vez recostándome en la cama. su mano empezó a acariciar mi pierna de esa manera en que siempre lo hace, buscando sacarme un...

- Ah...- gemí cerrando los ojos. Sí, eso quería sacarme. Y lo había conseguido... Su mano siguió recorriendo mi cuerpo, y sus labios la acompañaban. Yo sólo podía estremecerme bajo suyo, tratando de respirar lo más que podía, e intentar tener mis ojos abiertos. - W-wata-chan....- jadeé, él me miró fijamente.

Cuando Wata-chan me miraba de esa manera, yo..... Desvieé la mirada y repetí su nombre. Entonces él sonrió y siguió con lo suyo.

(Us: Disculpa la demora, ya tú saes por qué TwT)

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Dom Mar 07, 2010 2:56 pm

Sonreí al oírlo gemir. Tenerlo así bajo mis brazos era... era simplemente perfecto. Seguí recorriendo su perfecto y delicado cuerpo, acariciándolo lentamente, suavemente, deleitándome con cada suspiro que se escapaba de sus labios, escuchando su entrecortada respiración. Me mordí los labios el verlo de esa manera. Realmente las orejas le sentaban bien... Sonreí. No podíra creer lo pervertido que era.

Escuché que jadeaba mi nombre, y yo me recliné un poco para verle directamente a los ojos. Llevé mi mano a su mejilla y la mantuve ahí por un rato, mirándole intensamente, perdiéndome en sus hermosos ojos azules. Realmente Eiji-chan era una poersona hermosa. Con sólo verlo a los ojos podía darme cuenta de ello: su mirada era limpia, inocente, tierna... Sonreí cuando ladeó la cabeza y repitió mi nombre, y decidí seguir. No podía seguir esperando más.

Bajé con besos por todo su cuello, hasta llegar a su torso, donde me divertí por un rato dejando algunos mordiscos, sintiendo cómo se estremecía de placer. No podía negarlo, era divertido verlo en ese estado. Sonreí riendo por lo bajo al notar que me miraba apresurándome, y me acerqué a su boca para depositar un tierno beso.

-Hoy estás muy activo... - Susurré sobre sus labios, mientras acercaba mi mano derecha a su entrepierna y la acariciaba suavemente, recibiendo un gemido como respuesta. Me mordí los labios, intentando controlarme. No podía demostrar ni ser tan obvio de que me quemaba por dentro, tenía que... que... "Diablos, Eiji-chan se ve tan sexy con esas orejas... Y el sonrojo, y sus labios entreabiertos, y está diciendo mi nombre, demonios..." - Ah... - No pude evitar que un ronco gemido se me escapara. Amplié los ojos y desvié la vista, un poco sonrojado. Diablos, Eiji-chan tenía la culpa, Eiji-chan tenía la culpa >O<!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 13, 2010 7:43 pm

Después de un rato en el cual sentí su mirada sobre mí, él siguió. Besos bajaron y subieron por mi cuello, hombros, pecho...por todo mi cuerpo. Mordiscos los acompañaban. Le miré queriendo apresurarlo, mientras me estremecía. Me besó tiernamente.

Acarició mi entrepierna y yo gemí. Iba a decir algo, pero él gimió también. Yo sonreí divertido y solté una pequeña risita, moviendo mi cadera y rozándola con la suya. Me incorporé, él me abrazaba por la cintura y yo por el cuello, pegué mi mejilla a la suya, sintiéndo su respiración chocarse conmigo. Suspiré.

- ¿Wata-chan?- llamé medio preguntón al ver que se había detenido. Moví mi cadera de nuevo y me estremecí, gimiendo, recostando mi rostro en su hombro. Traté de respirar, pero me era imposible poder conseguir el aire. Mis resoplidos sonaban por el lugar, pero él seguía estático, y no me decía nada. Le miré haciendo un puchero y entonces él me sonrió.

- "Qué planeas hacer, eh?" - pensé, ahora algo asustado por su mirada.

(us: Mengo por la dmeora, por feen! xDU ~~)

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Jue Mar 18, 2010 5:35 pm

Me sonrojé más cuando escuché su risa. Diablos, ¿por qué tenía que ser tan pálido? Si fuera menos pálido, quizá no se me notaría tanto cuando mis mejillas se pusieran rojas -o- "Consideraré la idea del solarium" Pensé frustrado. Luego mi mente se quedó en blanco cuando rozó su cadera con la mía, y solté un ronco gemido, apretando los puños y cerrando con fuerza los ojos. Dios, este niño sí que sabía mis debilidades.

Se incorporó un poco y quedó medio sentado en la cama, oportunidad que aproveché para rodear su cintura con mis brazos, atrayéndolo más a mí. Él apoyó su mejilla contra la mía y yo trataba de re-normalizar mi respiración, cosa muy difícil teniendo a Eiji-chan aferrado a mí de esa manera. Me excitaba demasiado tenerlo tan pegado a mí. Sentí que suspiraba justo en mi oído, y me mordí los labios para on gemir. Eso había sido muy sensual. Entonces caí en la cuenta de que me estaba descontrolando mucho. ¿Desde cuándo que Eiji-chan era el que dominada la situación? Estaba comenzando a aterrarme por esa conclusión, cuando escuché su melodiosa voz llamándome. Y fue como si todo el mundo entero desapareciera. Sólo estábamos él y yo. Traté de responderle algo para no parecer tan idiota, pero volvió a rozar su cadera con la mía. Esta vez no me contuve, y simplemente dejé que los sentimientos fluyeran, dejando escapar un ronco gemido, mientras hacía mi cabeza hacia atrás, sintiendo una ola de placer recorrer todo mi cuerpo. Era demasiado. Sentí que apoyaba su cabeza en mi hombro, y su agitada respiración chocó contra mi cuello. Entrecerré mis ojos mientras sentía mis mejillas colorearse aún más que antes, entreabriendo mis labios, para luego mordérmelos antes de ponerme en evidencia. Si Eiji-chan descubría mi punto débil... Un escalofrío me recorrió la espalda. "Entonces pagaré todo lo que le he echo OxO" Concluí mentalmente, aterrado. Para no seguir pensando en eso, lo miré y él me miró de vuelta, aún apoyado en mi hombro. Y entonces sonreí. Eiji-chan era... tan, pero tan lindo.

Vi como que se asustaba un poco por mi sonrisa, y no pude evitar reír. Pegué mi frente a la suya, mientras que cerraba mis ojos y sonreía divertido.

-Ey, ¿qué concepto tienes de mí para mirarme de esa manera? - Solté una carcajada cuando me dijo que era un pervertido. Pero entonces, una idea cruzó por mi mente. Y ¡click! activado modo hentai. Sonreí de medio lado mientras que ese brillo especial aparecía en mis ojos, y recosté lentamente a Eiji-chan en la cama, sin dejar de mirarlo. Él me vio asustado y me preguntó que qué estaba tramando, y fue cuando reí socarronamente. - ¿Te gustaría saber...? - Comencé roncamente, mientras atrapaba sus muñecas a cada lado de su cuerpo, acercándome a su cuello. - ¿...qué tan pervertido puedo llegar a ser? - Finalicé en un susurro, lamiendo sensualmente su cuello, mientras rozaba nuestras caderas. Sonreí divertido al sentirlo estremecerse bajo de mí y oírlo suspirar. Pero aún no terminaba. No señor. - El juego acaba de empezar. - Dije perversamente, mirándole a los ojos con una sonrisa pervertida.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Jue Mar 18, 2010 6:07 pm

El pegó su frente a la mía, y preguntó algo que me hizo mirarle fijamente.

- Eres un pervertido...- murmuré. Entonces rió pero después me miró de esa manera... Suspiré y entonces me recostó, llevando mis manos a cada lado de mi cuerpo. Me preguntó si quería ver cuán pervertido podía ser. NEgué rápidamente....pero él rió de manera socarrona. Suspiré y entonces lamió mi cuello, y pegó su cadera a la mía. Me estremecí, y murmuró lo del jueguito.

Preparé mentalmente a mi cadera....

- ¿Wata-chan?- inquirí, mi voz sonó más delgada de lo que yo hubiera deseado, quizás por el miedo (?). Lo miré por un momento, esperando. Sentí sus labios sobre mí otra vez, y desvieé el rostro.

Cerré mis ojos y mordí mi labio inferior, yo tenía que resistir. Entonces lo abrí...oh, pero es que Wata-chan era tan sexy... mic ara se sonrojó y por poco se me sale la baba. Suspiré frustrado, y entonces uno de sus roces me tomó desprevenido, y solté un estruendoso gemido. AMplié mis ojos y giré mi rostro, no quería ver su cara de satisfacción.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Jue Mar 18, 2010 6:24 pm

Aguanté la risa cuando su voz salió tan aguda. Su rostro parecía asustado... y eso me excitó aún más. Me miró por largo rato, con sus grandes y hermosos ojos azules... y entonces me acerqué a su pecho y comencé a lamerlo y mordisquearlo juguetonamente, sintiendo sus estremecimientos y suspiros, sonriendo divertido. Alcé un poco la vista, y entonces noté que Eiji-chan se mordía los labios, tratando de controlarse. Sonreí de medio lado. No, señor. Yo quería oír su linda y tierna voz pidiéndome más placer. Así que hice lo que en esas situaciones uno debe hacer: Provocarlo. Rocé descaradamente mi cadera contra la suya, y el gemido que soltó fue demasiado sexy. Reí socarronamente al notar que desviava su rostro, y me acerqué a él, pegando mis labios a su mejilla.

-Mírame... - Susurré casi como una órden, entrecerrando mis ojos. Sentí que se tensaba aún más y negaba con la cabeza, nervioso. Y esta vez, mi sonrisa se tornó tierna. Oh, pero es que Eiji-chan era tan tímido y lindo... Llevé una de mis manos a su rostro e hice que me mirara, aporándome de su mentón, viéndole directamente a los ojos, con intensidad. - Mírame. - Repetí roncamente. Sonreí al verlo suspirar, con sus ojitos brillándole más de lo normal. Me gustaba ser romántico con él, porque se ponía todo adorable y apapachable. Pero en sircunstancias así, se vio todo manoseable y violable. Reí por mis pensamientos, para luego dejarlos de lado, mientras que sin dejar de mirarlo, dirigí mi mano derecha a su entrepierna, acariciándola lenta y tortuosamente, sintiendo que realmente me acababan de echar encima un cubo de agua hirviendo al verlo entrecerrar sus ojos y suspirar, sin dejar de mirarme. Al parecer, sí que lograba "hipnotizarlo" con mis ojos.

Sonreí de medio lado por eso. Me gustaba saber que tenía ese especie de "poder" con Eiji-chan... ¡Qué bien se sentía ser el seme! *-*

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Vie Mar 19, 2010 6:05 pm

Sus labios se pegaron a mi mejilla. Y su susurro me sonó a orden, me estremecí, me excité con solo oír su voz tan demandante...si supiera cuánto poder tenía sobre mí... No me treví a mirarlo, perdido en mis pensamientos. Tomó entre sus dedos mi mentón, y me hizo mirarle, mientras repetía la "orden".
Suspiré al notar que ya me había perdido en sus ojos. Era como una droga...no podía dejarlos por más que quisiera....

Eran como un inmenso mar azul para mí. Penetrantes, directos, pero tiernos....Amaba sus ojos, de verdad que sí, y qué si uno era dorado, y qué si era "extraño" para los demás. Para mí era simplemente perfecto. Mi mente me trajó de regreso a la realidad cuando sentí su mano en mi entrepierna, acariciándome, de manera dolorosamente lenta. Entrecerré mis ojos y comencé a suspirar, más no le quité la vista de encima hasta que sentí su mano subir un poco más.
Recogí mis piernas, desesperado y terminé por cerrar los ojos.

Abrí la boca, y esta vez ya no pude contenerme. Meneé un poco la cabeza y mis gemidos comenzaron a ser más y más audibles....sentía que ya no podía más. Iba a decirle que se detuviera, pero ya era demasiado tarde. Sentí un estremecimiento recorrerme por cada celula, y arqueé mi espalda, lanzando mi cabeza hacia atrás, mientras decía el nombre de Wata-chan en un grito de placer.

Traté de relajarme, de regular mi respiración, más aún tenía la mente en banco de puro placer. Espamos que se paseaban por mi cuerpo fueron desapareciendo, y yo seguía con los ojos entrecerrados. Miré fijamente a Wata-chan a los ojos, como disculpándome, pero supe entonces que él no se quedaría así ....

Al comprenderlo, cruzó por mi mente la realidad de que se repetiría el proceso de nuevo....

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Vie Mar 19, 2010 6:59 pm

Oh, Dios, súmense millones de grados a la temperatura. Eiji-chan se veía taaaan sexy gimiendo con esas orejas... Me mordí los labios mientras seguía con mis masajes, sin poder evitar excitarme. Es que verlo así era demasiado. Suspiraba entrecortadamente, y sus mejillas estaban tan sonrojadas, que le daban una apariencia completamente adorable/deseable que me hacía querer comérmelo a besos. Pero ahora no quería ocuparme de mí, sólo quería entregarle placer a él. No dejaba de mirarme, y de mis labios escapó un jadeo al verlo recoger sus piernas y cerrar con fuerza sus ojos, sin dejar de gemir. Diablos, era lo más erótico que había visto en mi vida. Y me sentía mal por pensar esas cosas de alguien tan inocente como Eiji-chan, pero... ¡Pero es que realmente era inevitable! ¿Quién puede no pensar así cuando está... está... "así"? ¬///¬

Seguí aumentando el ritmo de mis caricias, viendo extasiado la forma en que ladeaba su cabeza de un lado a otro, gimiendo fuertemente. Trató de decirme algo, creo, pero no le presté atención hasta que terminé. Sentí que se corría en mi mano a la vez en que se estremecía fuertemente y mi nombre escapó de sus labios en un grito de placer. Me mordí fuertemente los labios al oírlo. Me encantaba ese tono que usaba cada vez que decía mi nombre, era... fantástico. De tanta necesidad, deseo, amor, y tantos sentimientos juntos que me hacían sentir mi corazón latiendo a mil por hora.

Observé su rostro y noté que poco a poco se calmaba, regulando su respiración. Entonces me miró, como disculpándose, y yo sonreí de medio lado, divertido.

-Ya te dije que el juego acaba de comenzar... - Susurré cerca de su oído, mientras dirigía mi mano a su entrada, con la intención de usar la semilla de Eiji-chan como lubricante. Sentí que se tensaba nuevamente, y deposité un pequeño beso en su mejilla. - Shh... -Murmuré conciliadoramente contra su piel, mientras introducía el primer dedo. Sabía que para él esto era doloroso, pero prefería prepararlo primero o sería peor. Noté que se mordía los labios, tratando de contener los quejidos de dolor, y esta vez lo besé en los labios inesperadamente, intentando distraerlo, mientras introducía el segundo dedo. Lo escuché quejarse entre el beso y entonces acaricié tiernamente sus labios con mi lengua, como una pequeña caricia. Sentí que se relajaba un poco, y entonces introduje el tecer y último dedo, profundizando más el beso al mismo tiempo, y así conseguí que al menos no prestara tanta atención al dolor. Cuando terminé de prepararlo, terminé el beso y retiré mis dedos, escuchándolo suspirar levemente. Sonreí por eso y sequé con mis labios unas pocas lagrimitas que se le habían escapado, tiernamente. Noté que se sonrojaba un poco y volví a sonreír, mientras besaba con cariño su mejilla. - Eres tan adorable... - Susurré divertido, para luego acomodarme sobre él.

De pronto tuve el impulso de mirarlo a los ojos nuevamente, y fue como si hubieramos pensado lo mismo, porque él también me miró. Y fue tan... mágico. Los ojos de Eiji-chan realmente me atrapaban... era como estar en medio de un hechizo. Reaccioné y me di cuenta de que lo miraba como bobo, y desvié los ojos, medio apenado. Sentí su risa, y cómo se inclinaba un poco, aferrándose a mi cuello y mordiendo juguetonamente mi oreja, murmurando que: "¿Cuándo piensas comenzar?". Juro que no me lo esperaba, y solté un jadeo al sentir sus suaves labios contra mi cuello. Cuando quería, Eiji-chan podía ser tan o más pervertido que yo... Bueno, no más, pero sí podía serlo. Y obviamente, lo obedecí sin demora. Volví a acomodarme sobre él y nos abrazamos con fuerza, mientras yo comenzaba a penetrarlo lentamente, para no hacerle daño. A pesar de que escuchaba sus pequeños gemidos de dolor, no nos separamos en ningún instante. Era tan electrizante y a la vez mágico estar así con él en ese momento... No sabía si él pensara lo mismo, ó si yo era un romántico enpedernido, pero realmente cuando estaba con él sentía que era muy especial. No sólo era sexo... Si no que realmente hacíamos el amor.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Vie Mar 19, 2010 9:33 pm

Susurró en mi oído lo que yo ya me esperaba. Me sonrojé un poco y entonces sentí su dedo en mi entrada, y al instante me tensioné. Besó entonces mi mejilla y yo me mordí los labios para acallar los adoloridos gemidos. Besó mis labios, y al introducir el segundo no pude evitar demostrar que era incómodo.
Su lengua acarició mis labios y entró en ellos justo cuando el tercer dedo lo hacía también.

Traté de aparentar calma, realmente estorbaban, pero.... Suspiré entre el beso y me fui acostumbrando a ellos, hasta que dejaron de ser una molestia. Cuando los sacó suspiré frustrado, me hubiera gustado que siguiera otro momento. Me sonrojé al pensar en eso y desvieé el rostro un momento.
Besó mi mejilla y se acomodó sobre mí, entonces decidí mirarle a los ojos y me encontré con su mirada bsucando la mía.

Pero se quedó prendado, al igual que yo. Cuando reaccioné me abracé a su cuello y reí un poco, murmurándole que se apurara, qué cuándo empezaría. Se apenó un poco, y me abrazó, acomodándose sobre mí. Y entonces entró de manera lenta.
Cerré mis ojos fuertemente y derramé más lágrimas que hacía unos segundos, Wata-chan las retiró con suavidad.
Amaba ese tipo de gestos tan lidnos de su parte.

Esperó a que me acostumbrara, como siempre, sin querer lastimarme. Lo agradecí mentalmente, y pasado un tiempo el vaivén comenzó. De manera lenta le sentía entrar y salir. Al principio me dolió, y mis gemidos eran de incomodidad, pero a medida que fue pasando el tiempo se fueron transformando en gemidos de placer.

Pero el amor nunca quedó de lado, he ahí la diferencia entre lo que hacíamos nosotros, y el sexo.
Me abracé a su cuello de manera algo desesperada, y entre abrí mis labios, buscando los suyos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Mar Mar 30, 2010 7:12 pm

Esperé unos momentos antes de moverme para que se acostumbrara. Lo que menos quería era dañarlo. Y cuando supe que estaba listo, comencé. Al pirncipio lento y suave, porque sabía que al principio era algo incómodo para él, pero en el momento en que sus quejidos de dolor se hicieron gemidos de placer, supe que ya podía ir más rápido.

No podía dejar de jadear ni gemir, y los mismos gemidos de Eiji-chan hacían que se me nublara la conciencia. Nuevamente tenía la mente en blanco, mientras el vaivén seguía, aumentando cada vez más, volviéndose tan excitante y electrizante el sentir su piel contra la mía que sentía como si viera lucecitas bajo mis párpados. Era una sensación maravillosa.

-Hah... Eiji-chan... - Jadeé de pronto, hundiendo mi rostro en su cuello, sintiendo su exquisito aroma. Siempre me preguntaba cómo podía oler tan rico, pero ahora lo único que pude pensar fue "¡Dios!", porque sentir su aroma fue prácticamente como beber un afrodisiaco. Y uno MUY potente.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Mar Mar 30, 2010 7:30 pm

Sentí su rostro hundirse en mi cuello. Su piel contra la mía. Me excité demasiado.

- Wa-Wata-chan...ahh...más..mhm.....más...rápido...- pedí, enredando mis brazos en su cuello, como medio sentándome. Pegandomi mejilla con la suya, como si quisiera fundirme con él.

- Te amo, demasiado....- susurré, medio sonriéndole, antes de cerrar mis ojos y lanzar mi cabeza un poco para atrás cuando aumentó el ritmo. Mis gemidos fueron aumentando su volumen, y trataba de respirar lo más que podía, más me era imposible hacerlo muy bien debido a mi estado de "desesperación".

Guié mis labios hasta los suyos, posándolos encima. Apenas un leve contacto.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Mar Mar 30, 2010 8:04 pm

Mi nombre. Jamás me había parecido tan maravilloso hasta que Eiji-chan lo pronunció, desde la primera vez en que me puso ese tierno apodo. Parecía como si cada vez que él lo dijera fuera algo nuevo, distinto, como si tuviera significado propio... adoraba cuando decía mi nombre, y todavía más en estas circunstancias. Sentí sus brazos rodeando mi cuello, y su mejilla apoyándose en la mía. Suspiré y mi respiración chocó contra su oído, por lo que lo sentí estremecer. Murmuró que fuera más rápido y obedecí, jadeando con mi rostro hundido en su cuello, conteniéndome para no gritar de placer. Y es que era demasiado.

Susurró que me amaba, y yo sonreí.

-Yo... también te... amo....- Susurré sin saber exactamente si lo había dicho bien, siguiendo con mis embestidas. En ese punto ya ni si quiera una frase coherente podría armar. Estaba enloqueciendo. Eiji-chan me estaba volviendo loco. Sentí sus labios sobre los míos, pero a penas duró unos segundos. Segundos que bastaron para que me encendiera aún más y comenzara a aumentar el ritmo. Oí que sus gemidos aumentaban de volumen, al igual que los míos, sintiendo mi mente nublada por el placer. -E-Eiji-chan... - Susurré entrecortadamente. - Ya no... - Un ronco gemido escapó de mis labios cuando sentí una fuerte ola de placer recorriéndome de pies a cabeza, y lo único que pude hacer fue dejarme caer pesadamente sobre Eiji-chan, respirando a penas y sintiendo como a lo lejos que él gritaba mi nombre.

Poco a poco mi respiración se normalizó, y los espamos que recorrían mi cuerpo se detuvieron. Hasta que al fin mi cerebro volvió a funcionar. Tomé una gran bocanada de aire, mientras hundía mi rostro en el cuello de Eiji-chan, apenado.

Era la primera vez que terminaba tan rápido.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Mar Mar 30, 2010 8:22 pm

El ritmo aumentaba cada vez más y más. Aprete mis piernas al rededor de su cintura. Wata-chan literalmente me mataba de placer.
Cerré mis ojos fuertemente y sentí su aliento chocar contra mi piel, me estremecí justo cuando él comenzaba a aumentar más y más el ritmo. Me volvía loco.

Repetí su nombre, una, dos, tres, y millones de veces más. Sentí que se tensaba, y ese cálido líquido en mi interior. Mi cara se volvió aún más roja y giré un poco el rostro, entonces me tensé yo, y supe que pronto acabaría también.
Los gemidos con su nombre subieron de tono, hasta convertirse en un solo grito que inundó el cuarto. El cuerpo de Wata-chan se recotó sobre el mío, y caí pesadamente en la cama con él.

Traté de regular mi respiración mientras sentía como salía de mí. Guié mis manos hasta sus cabellos y los acaricié con cuidado.

- Te amo... - repetí sonriente.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Miér Mar 31, 2010 4:44 pm

Cuando al fin me calmé por completo, salí de él y abrí los ojos, mirándole con las mejillas un poco enrojecidas. Sentí sus manos en mi cabello y sonreí al escucharlo decir lo siguiente.

-Yo también te amo.. - Dije sonriéndole con los ojos cerrados, para después darle un pequeño y juguetón beso en los labios. Luego me recosté a su lado y lo atraje con cuidado hacia mí, quedando él recostado sobre mi pecho mientras yo acariciaba su cabello ausentemente, mirando hacia el techo. Me estaba empezando a dar sueño... Bostecé, y pensé en qué podría cocinar para el almuerzo... De pronto recordé algo que me hizo pegar un brinco. - Oh, no... - Murmuré medio divertido, llevando ambas manos a mis ojos. Eiji-chan me preguntó qué pasaba, y comencé a reirme a carcajadas. - Lo siento, es que olvidé llamar a la Señorita Yuuko... - Me pase la mano por el cabello. - De seguro me arma un ataque de histeria del siglo y me obliga a cocinarle algo... - Murmuré luego, cerrando los ojos mientras me mordía el labio con diversión.

Esa bruja loca, la quería tanto.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Jue Abr 01, 2010 10:08 pm

Sentí que Wata-chan se recostaba a mi lado, luego ya me encontraba sobre su pecho y sus manos acariciaban mis cabellos. Suspiré algo cansado. Iba a decirle algo y entonces pegó un brinco, preocupado le miré.

- ¿Qué sucede, Wata-chan? - Entonces comentó lo de su jefa y yo me tranquilicé un poco, su expresión denotaba cariño cuando se refería a ella, aunque sus palabras trataran de expresar lo contrario. Me sentía bien, me gustaba que hubiera alguien más afuera que le sirviera de apoyo si mis brazos llegaban a flaquear con el peso de Wata-chan alguna vez.

Bien, no es como si él fuera una carga para mí, pero prefería mil veces cargar con él a permitir que volviera a herirse en tierra firme. Sonaría extraño, pero yo siempre supe que nadie lo entendería. Bostecé y le miré fijamente.

- Me quitaré las orejas, Nya...- le dije y pareció hacer una mueca.- Es que me estorban para dormir. Se encogió de hombros y yo sonreí, retirandolas y dejándolas caer con suavidad al suelo. Me recosté de nuevo en él y cerré mis ojos, sintiendo como el sueño me invadía. - Me gustaría ir...alguna vez al...zoo...contigo- comenté esperanzado, imaginándome lo lindo que sería estar allí con Wata-chan. - ¿Iremos alguna vez?- susurré. Respondió que sí y sonreí, comenzando a dormirme.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 03, 2010 9:57 pm

Abrí los ojos y me encontré con que Eiji-chan me miraba fijamente. Ladeé mi cabeza a modo de pregunta, y entonces él dijo que se iba a quitar las orejas. "¡¡¡Nooooo!!" Hice un puchero y lo miré suplicante. Es que se veía TAN lindo con esas benditas orejas... Pero entonces él me dijo que le iban a molestar para dormir, y tuve que resignarme. Suspiré y me encogí de hombros, a lo que él sonrió y se quitó las orejas, dejándolas suavemente en el suelo. Volvió a recostarse sobre mí y cerró sus hermosos ojitos, mientras yo renaudaba mis caricias en su sedoso cabello... ¿He dicho ya que amo su cabello?

Noté que estaba comenzando a quedarse dormido, y sonreí por eso. Entonces comenzó a decirme algo, y tuve que agudizar el oído, porque al estar medio dormido su voz era muy tenue. Sonreí cuando terminó la frase y besé su frente.

-Claro. - Susurré. Vi que sonreía, y al instante siguiente se dormía profundamente. Yo me quedé mirándolo por largo rato. Con el susto de lo de la Señorita Yuuko se me había ido el sueño, y qué mejor que contemplar el apacible rostro de Eiji-chan mientras dormía. Acaricié su rostro con delicadeza, sin poder evitar sonreír. Es que a veces me parcía tan... irreal. Que temía que se me fuera a escapar de las manos algún día. Cerré mis ojos y suspiré por ese pensamiento. ¿Hasta cuándo perdería ese maldito miedo a la soledad? Un escalofrío me recorrió la espalda y evité pensar más en ello, volviendo a mirar a Eiji-chan. Y fue suficiente eso para olvidar todo lo malo. Volví a sonreír, mientras no perdía detalle de su hermosa carita... Cerré mis ojos y suspiré feliz, mientras me acurrucaba a su lado y lo abrazaba por la cintura, cuidando no despertarlo y preparándome para dormir. Estaba tan equivocado antes... el primer amor sí que puede olvidarse.

Porque ahora yo amaba a una sola persona.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación de Eiji

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.